Tags

Artículos relacionados

Comparte este artículo

LO QUE SIRVE PARA LLEGAR NO SIRVE PARA GOBERNAR.

No es importante quién lo dijo sino que es una verdad grande como una casa: la calidad de quienes ayudaron a llegar al poder al líder no sirven luego para gobernar. Son calidades distintas. Y muchas veces contradictorias. Lo que se necesita para ganar una elección no es lo mismo que lo que se necesita para gobernar. El presidente  Macri insiste con una cantidad de gente en el gobierno que lo acompañaron hasta llegar a la presidencia. Buena gente y honesta (ojo no es poca cosa después del saqueo sufrido) . Eso sí.  Pero que puestos en funcionarios muchos balones les pasan por arriba. Una vez tuve un DT de fútbol que -irónicamente- le dijo a nuestro arquero: “mire no le pido que ataje todas la pelotas que van al arco, pero por favor no meta adentro las que van afuera”.

Una de las causas de las metidas de pata de algunos funcionarios Ceo’s es que ignoran muchas cosas; demasiadas para quienes depositamos en ellos la misión de salir del aquelarre en el que nos habían metido el relato, la “piquito de oro”, el acojonado Parrilli, y una  fauna hambrienta que en diez años casi se come la península de Valdez con ballenas y todo. Muchos jóvenes funcionarios ignoran, entre otras cosas, los nudos de la historia argentina. Esta ignorancia les impide una máxima que sólo enseña la Historia: no repetir lo que salió mal en el pasado y en cambio  copiar lo exitoso. Que es la clave de la memoria histórica: aprender, para no repetir los mismos errores del pasado.

No es que haya que saber cómo fue el pacto Perón-Frondizi que posibilitó que Frondizi fuera presidente.  Ni si Frondizi había sido radical antes. Ni que los Montoneros enviaban sus hijos a Cuba por si los mataban para que los educara “la Revolución”. No. Ni si el gol de Cárdenas fue en Uruguay o en Miami. Conocer algo de historia se les pide. Nada más. Tampoco se les pide ser psicólogos sociales para darse cuenta de que la intención del K es voltearlos (y de paso expropiarles las empresas ex Ceo). ¿Es mucho pedir darse cuenta de que dejar a Aliverti y Hebe y demás deudos K en los medios públicos no es pluralidad de voces sino boludismo buenista? ¿O que dejarla sola a Carolina Stanley con los apretadores profesionales tipo Pérsico es jugar con el resultado puesto?

¿Era mucho pedir que se reúnan en audiencias (televisadas para todo el país, son asuntos públicos, no privados) con Moyano (h) y decirle: Mire (evitar tutearlos es lo primero que hay que aprender de los sindicalistas: saben apretar para después negociar) mire Moyano, nosotros vamos a hacer como usted quiere, mandaremos los extractos bancarios por correo y  en papel y con sobre y estampilla con la cara de su padre, pero sabe que, señor Moyano, en dos, tres, cinco años, el tiempo que usted quiera en el mundo los extractos bancarios y toda comunicación pública y privada va a ir por Internet. Y lo mismo va a pasar con el transporte del futuro. Ni usted ni nadie podrá evitar  esta revolución que se viene. Mire lo que está pasando en otros países; ¿por qué no analizamos juntos lo que se viene y cómo va a cambiar toda la comunicación y el transporte futuros? Para que a sus gremios no los agarre desprevenidos.

¿Es mucho pedir reunirse con Baradell y los 23 gremios docentes para tratar, primero,  los sueldos  docentes; pero también para tratar la educación del futuro con el cambio de paradigma que se viene basado, entre otras cosas, en la educación a distancia y en la nueva interacción profesor-alumno? Y analizar juntos si estos docentes (y sus gremios) están preparados. Y si no, prepararlos. Y así con los DDHH, la administración de justicia, etc.

Muchachos, las que van adentro no les pedimos que las atajen, sólo que no metan adentro las que van afuera.

Enterarse, darse cuenta a tiempo antes de que sea tarde es una cualidad de la inteligencia social y política.

Norberto Zingoni