Tags

Artículos relacionados

Comparte este artículo

La era del aprendizaje

Creo que va colando la idea de        que  no hemos entrado en la “sociedad del conocimiento”, como decimos continuamente, sino en la “sociedad del aprendizaje”. En una sociedad veloz, sometida a una innovación permanente, hemos de aprender a lo largo de toda la vida. Cuando era pequeño burlaba a los turistas japoneses porque preguntaban por todo y fotografiaban todo. Los necios éramos nosotros. Ellos sentían “pasión por aprender”. ¡Ojalá sintiéramos esa misma pasión! ¿De quién aprender? De los que lo hacen mejor que nosotros. Y también de nuestros errores. Lo que define a la verdadera inteligencia no es que no fracase nunca, sino que aprenda de esos inevitables fracasos. Por ello, podemos decir que no somos muy inteligentes políticamente porque, al no reconocer nuestros fracasos, no podemos aprender de ellos. La obsecación es la tenacidad en el error.

José Antonio Marina, diario El Mundo, Crónica, 24/2/2013